Información de interés sobre las casas de retiro.

Algunos creen que las casas de retiro para adultos mayores sólo se encargan de prestar servicios de enfermería y de entretenimiento a personas incapacitadas por la edad, sin embargo, vivir en una implica mucho más aspectos que vale la pena señalar. En las comunidades de retiro de hoy en día, es mucho más probable que encuentren a los residentes realizando sus actividades cotidianas que a personas incapacitadas para ello, por lo que es menester aclarar el concepto, el cual ha sido confundido y tergiversado por diversos factores como los medios de comunicación.

Cierto es que los inquilinos de los asilos son más sanos y activos que los adultos mayores promedio, esto es debido a las constantes transformaciones y progresos en cuanto a los servicios que se prestan en dichos espacios se refiere, asimismo, a las condiciones imperantes que vuelve la estadía de los ancianos amena, segura, cómoda y disfrutable. Ahora bien, ¿qué son las casas de retiro? Consisten en apartamentos, condominios, casas unifamiliares, entre otras formas de residencia comunal, en los cuales los inquilinos reciben una variedad de servicios relativos al ocio, el entretenimiento, la enfermería, la limpieza, el mantenimiento, la alimentación, la ejercitación, entre otras actividades relacionadas  con lo físico, lo psicológico y lo espiritual.

Las comunidades de retiro son ideales para aquellos adultos de la tercera que buscan mantener su privacidad, y vivir con independencia y de forma activa en compañía de compañeros que también atraviesan el proceso de envejecimiento. Es cierto que en algunos casos hay residentes que sufren por incapacidad, sin embargo, la mayoría de los que viven en casas de retiro para adultos mayores son capaces de cuidar de sí mismos en todo lo pertinente a las necesidades de la vida cotidiana. En un asilo, los residentes vienen y van a su antojo, conviven y tejen lazos de amistad, asimismo participan en las actividades que más les gustan: gracias este ambiente donde impera la independencia, muchos mexicanos consideran la opción de recurrir a una casa de retiro cuando llegue el momento de su jubilación.

Las personas de la tercera edad se sienten cada vez más atraídas a las casas de retiro no sólo por las comodidades disponibles, sino también porque en ellas se tiene la oportunidad de reducir las responsabilidades relacionadas con las viviendas tradicionales: desde trabajos de jardinería, labores de cocina y de limpieza hasta costosas reparaciones y manutenciones. También hay aspectos sociales a considerar, por ejemplo, los residentes viven, interactúan y comparten con otros que se encuentran en la misma fase de la vida, lo cual es conveniente pues al ser de generaciones cercanas o semejantes es más fácil sincronizar y tejer amistad, lo que hace que la jubilación más disfrutable y satisfactoria.

La creación de asilos en nuestro país se encuentra en aumento a causa de que cada vez más personas que están pasando por el envejecimiento o están por acercarse a él, se hacen conscientes de las ventajas implicadas en ellos, por ejemplo, la posibilidad de disfrutar de actividades recreativas, sociales, entre otras, bajo la supervisión de personas capacitadas en medicina geriátrica. También comienzan a ganar bastante popularidad entre los mexicanos debido a que brindan paz, respeto y seguridad bajo ambientes armónicos y regulados en cierta medida, sin dejar de lado la independencia y libertad que los inquilinos necesitan para sentirse cómodos y plenos.

Cierto es que las casas de retiro surgieron y abundan en otros países y que en el nuestro no se proporcionan sus servicios aún con la amplitud que deberían tener, sin embargo, algunas organizaciones como Lúmina Senior Care están marcando la diferencia, al proporcionarles una residencia a los adultos mayores que desean sentir aires de frescura, sin que la vejez represente un obstáculo, asimismo, a aquellos que se encuentren en condiciones complicadas como la incapacidad o la enfermedad y que necesiten ser cuidados por personas comprometidas, capacitadas, profesionales, y que laboren en conformidad con una ética de servicio.

Muchas personas que están envejeciendo o se encuentran ya en la última fase de sus vidas sienten temor ante la posibilidad de sufrir algún problema de salud que no puedan atender por su cuenta en un futuro y los conduzca a la enfermedad y la incapacidad, sin embargo dicho temor se desvanece al contar con el respaldo de las casas de retiro para adultos mayores con servicios médicos de calidad proporcionados por profesionales certificados en materia de salud geriátrica como los que laboran en Lúmina. Ahora bien, algunas preguntas que deben tener en cuenta al considerar solicitar la ayuda de un asilo para personas de la tercera edad son:

  1. ¿Están ustedes listos para dejar su hogar y unirse a una casa de retiro?
    2. ¿Reducir las responsabilidades es importante para ustedes?
    3. ¿Se ven viviendo en un porvenir bajo ambientes de amistad y respeto, y en compañía de otros adultos mayores?
    4. ¿Necesitan de servicios médicos cercanos?
    5. ¿Se imaginan recibiendo ayuda extra a futuro con actividades cotidianas, como vestirse y bañarse?

Si sus respuestas son afirmativas, no duden en acercarse a nosotros. Somos un recinto para jubilados que ofrece servicios integrales y de calidad en cuanto a lo físico, psicológico y espiritual se refiere. Contamos con amplia experiencia además de personal capacitado para servirles en todo lo que necesiten de forma comprometida y cálida. Si necesitan más información contáctennos ya sea a través de este sitio web o en nuestras instalaciones. Les atenderemos con cordialidad y profesionalismo. Recuerden que la mejor casa de retiro la encontrarán en Lúmina Senior Care. ¡Gracias por su visita!